29/07/2007

Podemos construir un Mercosur más productivo

El combate a las asimetrías, más y mejor comercio, integración productiva y energética, modernización de las infraestructuras, cooperación científico-tecnológica, articulación de los sistemas educativos, programas sociales, laborales y culturales compartidos, medidas conjuntas de protección a la biodiversidad y una arquitectura financiera común junto a los demás países sudamericanos.

Por Dr. Carlos "Chacho" Alvarez, Presidente de la Comisión de Representantes permanentes del MERCOSUR

" En los tiempos que corren, la mayoría de los países de la región y, específicamente los que integran el Mercosur, están en la búsqueda de proyectos nacionales que incluyan un nuevo modelo de desarrollo económico y social, y un patrón más justo en la distribución del ingreso.

Las condiciones para avanzar hacia esos objetivos no pueden ser mejores . Una mayoría de gobernantes con una importante legitimidad social y altos índices de popularidad. Indicadores que han mejorado ostensiblemente la situación económico-social y disminuído las vulnerabilidades externas.

Un cambio estructural favorable en la actual geografía económica del comercio internacional, que exhibe un importante incremento de precios de las materias primas y los alimentos , dos sectores que otorgan parte de las ventajas comparativas más importantes de nuestros países. Independencia respecto de las políticas que, hasta no mucho tiempo sugería o imponía el Fondo Monetario Internacional. Y, por último, y no menos importante, se dispone de mayores márgenes de autonomía en la política y en la economía, en tanto los Estados Unidos no tiene en su radar de prioridades a nuestra región, al ser marginales en las cuestiones más dramáticas incluidas en la agenda de este "nuevo desorden mundial".

En este contexto, es imprescindible que el proyecto del Mercosur tenga que adaptarse a este cambio de etapa y desarrollar nuevas dimensiones de la integración , las cuales vienen siendo debatidas desde tiempo atrás, pero que, en la mayoría de los casos, no han superado la etapa de coordinación y, en otros, el plano enunciativo o de las intenciones. Se hacía indispensable plantear medidas concretas para disminuir las asimetrías y al mismo tiempo poner en marcha iniciativas productivas y sociales, capaces de reflejar e instrumentar los discursos presidenciales que dominan la agenda del Mercosur desde el fin del ciclo neoliberal.

Es lo que se demanda cuando se habla de "un nuevo Mercosur", concepto debatible en tanto arrastra la impresión de que los latinoamericanos estamos todo el tiempo planteándonos refundaciones o relanzamientos que luego quedan frustrados o inconclusos.

De lo que se trata es de ir avanzando en perfeccionar los instrumentos existentes , cumplir con las decisiones que se acuerdan y dar pasos significativos en las dimensiones de la integración que no habían prosperado en la década de los noventa, fuertemente sobredeterminada por la esfera comercial, la primacía de los mercados y las grandes empresas. Se trata de pasar del compromiso de construir un mercado ampliado a un criterio más abarcativo, que se aproxima más a un modelo de desarrollo, que conlleve una visión estratégica de comunidad regional.

Para ampliar y profundizar este proceso aprobamos la creación del Instituto Social del Mercosur , una herramienta para generar políticas públicas regionales en el campo de la lucha contra la pobreza, problemáticas laborales, medioambientales y de salud. Este Instituto tiene como fin articular y potenciar las experiencias transitadas y desarrollar programas, iniciativas y propuestas conjuntas entre los cinco países, aspectos que aún no han podido plasmarse por el excesivo sesgo intergubernamental de las políticas y la ausencia de organismos comunitarios.

En el mismo sentido, en Montevideo , hemos convocado desde la Comisión de Representantes Permanentes que presido y la Secretaría Técnica, con el auspicio del BID, a un encuentro en el que participarán los Secretarios de Industria, funcionarios de los Ministerios de Trabajo, el Foro Consultivo Económico y Social, experiencias empresarias, las organizaciones sindicales, la CEPAL, expertos y académicos de los cinco países para impulsar propuestas concretas sobre complementación económica e integración productiva , a fin de darle cuerpo a la idea de un Mercosur más productivo y social.

Entre las iniciativas a analizar, consideramos prioritario avanzar en la creación de un fondo productivo que complemente al FOCEM. Este Fondo para la Convergencia Estructural, de cien millones de dólares anuales , se creó para compensar el desarrollo de las economías más pequeñas en programas de cohesión social, de desarrollo de competitividad y de fortalecimiento institucional. Ya han sido puestos en marcha catorce proyectos, principalmente de Paraguay y Uruguay.

Lo que ahora estamos proponiendo —y fue aprobado en la última Cumbre Presidencial en Asunción— es la puesta en marcha de un fondo productivo que, a través de diversos incentivos, financie la asociatividad de las PyMES de la región , colabore en la generación de cadenas productivas y permita que las empresas de las economías de los países más pequeños puedan mejorar su situación relativa en el proceso de integración.

El combate a las asimetrías, más y mejor comercio, integración productiva y energética, modernización de las infraestructuras, cooperación científico-tecnológica, articulación de los sistemas educativos, programas sociales, laborales y culturales compartidos, medidas conjuntas de protección a la biodiversidad y una arquitectura financiera común junto a los demás países sudamericanos, conforman el conjunto de políticas públicas que nos van a permitir responder eficazmente a los retos estratégicos de la integración, en un momento extraordinariamente propicio.

* PRESIDENTE DE LA COMISION DE REPRESENTANTES PERMANENTES DEL MERCOSUR



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui