02/02/2007

Crecer más allá de los buenos ciclos internacionales

Más allá de los méritos asociados a la normalización de la vida política y económica, incluyendo la estabilización fiscal y las ventajas dadas por el contexto internacional, sostener una alta tasa de crecimiento también requiere acompañar el esfuerzo adaptándose a factores que varían a lo largo del tiempo y que se corresponden a distintos estadios de evolución.

Por Daniel Marx Ex-secretario de Financiamiento

Indudablemente, la Argentina ha alcanzado muy altas tasas de crecimiento económico en los últimos años. Si bien es extremadamente ambicioso pensar en repetir esos guarismos durante muchos otros períodos, el mantenimiento de una importante tasa de crecimiento, entre otros, facilita la inclusión social, mejora las cuentas fiscales y genera oportunidades para las personas y empresas involucradas.

Más allá de los méritos asociados a la normalización de la vida política y económica, incluyendo la estabilización fiscal y las ventajas dadas por el contexto internacional, sostener una alta tasa de crecimiento también requiere acompañar el esfuerzo adaptándose a factores que varían a lo largo del tiempo y que se corresponden a distintos estadios de evolución. Las sociedades exitosas en generar mayores ingresos de manera sostenida lo pudieron hacer más allá del ciclo internacional de materias primas o sucedáneos.

Un primer factor, que podemos denominar cuantitativo, en términos de crecimiento está asociado a la incorporación efectiva de importantes segmentos de la población a la actividad económica con escala competitiva. Este importante aumento de empleo por número y horas trabajadas repercute en mayores oportunidades con creciente eficiencia. En la Argentina, hubo momentos tales asociados a la inmigración, la urbanización, la dinámica demográfica y la creciente incorporación de la mujer a las actividades. Aun así, no podemos decir que esta etapa está concluida cuando todavía quedan importantes sectores de la población que no han podido incorporarse plenamente a la población económicamente activa.

Un segundo factor está dado por los costos relativos. Las ventajas de costos relativos inferiores a los competidores permiten las transformaciones referidas en el párrafo anterior. El monto de ingresos, dado por el salario multiplicado por el número de trabajadores, tiende a aumentar comparado con la situación previa, gracias a un aumento del empleo y un ingreso individual superior para varios. Aunque pueden haber mejoras de poder adquisitivo, los salarios medidos en términos internacionales son relativamente menores como consecuencia de la depreciación cambiaria. El diferencial de ingresos se puede sostener durante tiempos relevantes en países más grandes, pero especialmente tiende a disminuir cuanto más pequeño es el país en cuestión. La Argentina últimamente potenció este elemento por cuanto los precios locales promedio subieron menos que la moneda extranjera, y así se aprovechó una capacidad instalada inutilizada previamente.

Un tercer factor viene dado por ampliar la disponibilidad de recursos y mejorar su utilización. Ello es función de las inversiones y su productividad. En ese sentido, resultan importantes tanto el volumen de estas (aumento de la capacidad productiva) como su costo, que se verá reducido mediante el acceso a ahorros que tengan la suficiente motivación vía seguridad y retorno que viabilice estas posibilidades. Se trata este de un camino que demanda consistencia y persistencia pues los atajos muchas veces producen resultados en el corto plazo, pero con muy altos costos en el mediano y largo.

Es éste un elemento donde el desafío para la Argentina es mayor dada su historia y las demandas del momento actual. Por la naturaleza del mismo, tanto las acciones necesarias como los efectos por obtener superan a un gobierno en particular por lo que ayudan políticas entendidas como de Estado.

Los aspectos cualitativos son parte de un cuarto factor que empieza a ser relevante a medida de superación de los puntos precedentes. Estos muchas veces toman formas de intangibles que son valorados. Entre ellos mencionamos cuestiones desde un ambiente predecible pero flexible para adaptarse a circunstancias cambiantes, donde la innovación y la organización pasan a tener creciente importancia. La educación cumple un rol clave en el desarrollo de estas cualidades. Este es el mayor desafío para casi todos los países con ingresos medios y altos. Cómo lo enfrenta la Argentina es parte del debate profundo pendiente de la sociedad.

Los aspectos mencionados corresponden a una estrategia donde el crecimiento se sostiene en términos de una integración favorable con el resto del mundo. Varios países han aprovechado su incorporación a bloques regionales políticos y comerciales que les dio alguna combinación de ampliación de mercados, oportunidades y estabilidad que facilitó, sin reemplazar, el mejor alcance de los factores referidos.

Los desafíos no son menores. La resolución de las cuestiones prácticas asociadas es clave para delinear un futuro que permita consolidar la tendencia actual.



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui