31/03/2015

Recordamos mejor lo que leemos en papel que lo que leemos digitalmente

Algunos estudios que han aparecido recientemente sugieren que los lectores recuerdan más y mejor lo que leen en papel que lo que han leído en una pantalla. El cerebro es más eficiente cuando tocamos lo que vemos.

La lectura digital no sale muy bien parada en algunos estudios e investigaciones que analizan las ventajas y desventajas de esta forma de leer respecto a la lectura impresa y que han aparecido en los últimos meses. Y es que parece que cuando leemos una hoja impresa recordamos más y mejor su contenido que cuando lo hacemos en una pantalla.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio realizado por el Norwegian Reading Centre de la Universidad de Stavanger (Noruega). Para la investigación, un total de 72 estudiantes noruegos de décimo grado fueron divididos en dos grupos: al primer grupo le dieron libros impresos y el segundo tuvo que leer los mismos títulos en computadora. Posteriormente ambos grupos se sometieron a exámenes de comprensión lectora, y en general el grupo que leyó en papel obtuvo mejores resultados que aquellos que leyeron en pantalla.

EL ASPECTO MATERIAL DEL LIBRO IMPRESO, UN FACTOR FUNDAMENTAL

Pero ¿por qué se recuerda más y mejor cuando leemos en papel? Los investigadores concluyen que el aspecto material del libro impreso es fundamental ya que el cerebro realiza más fácilmente sus tareas cuando se toca lo que se ve, siendo especialmente importante saltar, regresar y adelantar páginas.

Otra de las ventajas del libro en papel es que permite ubicar lo que se está leyendo porque vemos dónde comienza y dónde termina lo que leemos. Estos aspectos físicos ayudan a formar un mapa mental de la lectura, que es particularmente importante cuando nos enfrentamos a textos largos.

En la misma línea, otro estudio reseñado por The Guardian señala que la capacidad de memorizar de los lectores parece verse afectada cuando leen en formato digital. La investigación ha testado la respuesta de 50 lectores ante un mismo texto y ha comprobado que aquellos que leían con Kindle retenían menos el argumento que los que lo hacían en formato papel.

Los investigadores apuntan entre las posibles causas que el libro impreso es un formato fijo y pasar la página no condiciona su desaparición, cosa que sí ocurre en los libros electrónicos, lo que podría ser una de las claves del proceso de memorización. 

Algo similar apunta un estudio realizado por la Universidad de Houston, que muestra que los lectores de periódicos impresos recuerdan más noticias y más detalles de las historias que los que las leen en Internet. Para realizar la investigación un grupo de estudiantes universitarios tuvieron que leer la edición impresa de The New York Times durante 20 minutos, mientras que otro grupo leyó durante el mismo tiempo la versión digital del periódico. Posteriormente se les preguntó sobre los titulares, los temas generales y los principales puntos de interés de tantas noticias como pudieran recordar.

Según los resultados de la investigación, las personas que leyeron la versión impresa consiguieron recordar un promedio de 4,24 noticias frente a las 3,35 de los lectores de la versión online. Arthur D. Santana, responsable del estudio, señala que las noticias online son efímeras, cambian de posición, pueden aparecen y desaparecen sin avisar, lo que crea un elemento de distracción en el lector, y como quedan automáticamente grabadas, no merece la pena recordarlas. El estudio también apunta a que los lectores de la versión online del periódico tienen mayores dificultades para reconocer cuáles son las noticias más importantes del día.

Fuente: NeobisPress Nº 138 – Diciembre 2014



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui