18/10/2005

Los retos económicos de Iberoamérica

Cuando la erradicación de la pobreza se ha constituido en una prioridad mundial corresponde a nuestros gobiernos la responsabilidad de crear ámbitos que favorezcan las inversiones directas y, particularmente, la creación de pequeñas y medianas empresas, que son la clave de una economía de mercado cuyo sustento es la propia laboriosidad, el espíritu de empresa, la capacidad de ahorro interno y por ende de inversión.

Algunos párrafos de la disertación del Presidente de la Unión Industrial Argentina, Héctor Augusto Méndez, sobre ”¿El entorno macroeconómico: un factor de atracción de negocios?"

No hay fenómeno que impacte más negativamente en una sociedad que una inflación elevada, sostenida y crónica, porque la narcotiza al hacerle vivir la ilusión del estiramiento ilimitado de los recursos.

Desde hace casi tres años nuestra región exhibe un crecimiento sostenido que, para el 2005, se proyecta algo superior al 4% del Producto Bruto Interno y el crecimiento registró una tasa del 5.7%, que fue la mayor expansión promedio del último cuarto de siglo.

Dato más destacable aún, la inflación promedio de Iberoamérica registra una tasa cercana al 6%, algo más baja que la del año pasado. Y otros datos no menos relevante son el de la inversión bruta fija, que se incrementó un 11% y el empleo que aumentó un 4%. Finalmente, para coronar este panorama alentador, la inversión extranjera directa aumentó el 44%, totalizando 56.400 millones de dólares.

Argentina contribuyó activamente a esta recuperación de Iberoamérica, protagonizando un histórico crecimiento continuado durante el trienio 2003/2005, a tasas promedio del 8/9%.

Son estos registros, directo resultado de la política macro desplegadas por nuestro Gobierno actual para superar la crisis tremenda de comienzos del milenio:

• tipo de cambio competitivo.
• des-endeudamiento externo.
• disciplina fiscal.
• superávit primario que sobrecumple las metas acordadas con el FMI.

Bien cierto es que ayuda a que registremos estos avances las favorables condiciones de la economía mundial:

• crecimiento global.
• expansión del comercio.
• bajas tasas de interés.
• mejoramiento de los términos del intercambio.

Todos ellos, factores que contribuyeron al fuerte despegue exportador de la región.

Constatamos entonces, como una buena situación macro genera efectos abiertamente positivos, pero recordando, siempre, que para sostener una buena macro se requiere una buena micro y, nosotros, empresarios, sabemos de los resultados que son capaces de producir políticas activas explícitas, ambiciosas, abarcadoras de todo el complejo productivo, transparentes y contenidas en una estratégica decisión de Estado para generar horizontes de largo plazo.

Porque no hay otro camino para el desarrollo de nuestras sociedades, la mejora de los ingresos y el aumento genuino de los empleos que el crecimiento y aumento de las empresas.

Cuando la erradicación de la pobreza se ha constituido en una prioridad mundial corresponde a nuestros gobiernos la responsabilidad de crear ámbitos que favorezcan las inversiones directas y, muy particularmente, la creación de pequeñas y medianas empresas, que son la clave de bóveda de una economía de mercado cuyo sustento es la propia laboriosidad, el espíritu de empresa, la capacidad de ahorro interno y por ende de inversión.

Es claro que dicho ambiente propicio para la inversión productiva y –consecuentemente el crecimiento económico y con ello el progreso social exige también un entorno internacional con reglas de juego justas que nos permitan competir y no que nos confinen al exclusivo rol de exportadores de materias primas sin valor agregado.

No podrá haber desarrollo económico sin procesos de integración que atiendan tal necesidad. Ni podrá haber progreso de nuestros pueblos si no se pueden sumar a la sociedad del conocimiento y de la tecnología, agregando valor en las cadenas de producción para poder acceder a los modelos de competitividad y productividad de los países industrializados.

Este es el reto crucial que tenemos por delante en Iberoamérica empresarios y gobiernos.



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui