21/05/2006

Exportaciones de la industria editorial

El crecimiento (de las exportaciones) se relaciona con el esfuerzo de los editores, pero también con los cambios en la economía: durante la convertibilidad los precios de los libros eran altos, y quienes exportaban preferían reducir la rentabilidad para mantener mercados. A partir de la devaluación comienzan a producirse en el país libros que antes se importaban, y las editoriales venden en el exterior, lo que fortalece la industria nacional.

De Ana María Cabanellas, presidenta de la Unión Internacional de Editores

El año pasado las exportaciones de las empresas editoriales argentinas alcanzaron los 38,53 millones de dólares, un incremento del 22% respecto de 2004, según datos del INDEC. Si bien la mayor parte de la producción de las mismas se imprime en el país – ya no es negocio imprimirlo en el exterior como locación de obra y luego importar sin aranceles – no se reconoce el esfuerzo de la industria gráfica que trabaja con precios por debajo del aumento general de bienes y que sigue soportando una asimetría arancelaria en muchos de sus insumos.

“El crecimiento (de las exportaciones) se relaciona con el esfuerzo de los editores, pero también con los cambios en la economía: durante la convertibilidad los precios de los libros eran altos, y quienes exportaban preferían reducir la rentabilidad para mantener mercados. A partir de la devaluación comienzan a producirse en el país libros que antes se importaban, y las editoriales venden en el exterior, lo que fortalece la industria nacional."

"Las editoriales deben trabajar para que sus libros se distingan por la calidad de sus contenidos y de su presentación. La calidad en la impresión, en las ilustraciones, el uso del español neutro, todo se debe tener en cuenta".

De Gustavo Canevaro, vicepresidente de CAL – Cámara Argentina del Libro:

"La industria editorial demuestra dinamismo y capacidad para adaptarse a las distintas circunstancias. Pero se necesitaría más colaboración del Estado, porque hasta ahora las políticas respecto al libro son erráticas y los presupuestos magros. No se considera que el libro podría ser un excelente socio para generar más negocios para el país: por ejemplo, se atraería a más turistas si aumentaran las ediciones de guías de turismo; o una forma de hacer conocer los vinos argentinos es a través de los libros, lo que ayudaría al aumento de las exportaciones".

De Thierry Sebastià, gerente de Libri Mundi, de Ecuador:

"La Argentina es nuestro tercer proveedor, antes de la devaluación era el séptimo".

 

 



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui