06/07/2005

El Mercosur y la dinámica empresarial

Algunos pasajes de la disertación del empresario, Juan Carlos Sacco, en su calidad de vicepresidente 4º de la Unión Industrial Argentina, en el II Seminario Regional sobre Integración Productiva Argentina – Brasil, el pasado jueves 23 de junio.

Creemos que el MERCOSUR es más que un acuerdo comercial, representa la opción estratégica que los países de la región han elegido para avanzar hacia el desarrollo económico y la integración política procurando alcanzar paz y prosperidad. Compartimos y creemos en esa estrategia, sin embargo hoy debemos decir que desde nuestro punto de vista el MERCOSUR no está alcanzando los objetivos para los que fue creado.

Luego de la experiencia de integración desarrollada en los 80´s, el modelo adoptado en el Tratado de Asunción, supuestamente por afinidad natural a las políticas economías aplicadas en la región en los 90, tenía implícito el criterio de que la asignación eficiente de los recursos entre los socios del bloque estaría en manos de las fuerzas positivas de mercado alentadas por los beneficios de la integración regional , y por ello c on la firma del Protocolo de Ouro Preto se dio por terminado el período de transición de la integración regional, se definió el Arancel Externo Común y se establecieron compromisos de coordinación y mercosurización de las disciplinas y de la macroeconomía.

El efecto de las mencionadas fuerzas positivas de mercado alentadas por la integración se basaba en un supuesto no menor: el proceso de integración del MERCOSUR se daría en forma plena, sin imperfecciones ni demoras entre los socios.

La realidad se encargó una vez más de demostrar la debilidad de la “magia de los mercados ¨. Así, los problemas que hoy afectan al bloque son el reflejo de la creación de un mercado común entre países en desarrollo, inestables, de tamaños diferentes y con una imperiosa necesidad de crecer, bajo el utópico supuesto que las fuerzas d el mercado regional asignarían eficientemente los recursos, y los costos y beneficios de la integración dentro del espacio regional.

Los incumplimientos de la integración regional llevaron a un proceso de des-industrialización en algunos sectores productivos argentinos y esa dinámica es la contracara de la mayor problemática del MERCOSUR: la asignación sesgada de inversiones dentro del bloque a partir de las imperfecciones de la integración regional ya descriptas.

Creemos que la dinámica de integración imperfecta profundizó las consecuencias negativas de las políticas nacionales erróneas del pasado en nuestro país , ya que altera artificialmente los precios relativos y la competitividad regional del bloque, y distorsiona la asignación de las inversiones, favoreciendo al país que tiene el mercado mayor, y que otorga las mayores ayudas fiscales, lo que resulta incompatible con un mercado común.

El gobierno argentino está desarrollando un enorme esfuerzo para consolidar un modelo de crecimiento sustentable que inserte la producción nacional en los mercados del mundo. Nosotros los empresarios sabemos que estamos frente a una oportunidad única, después de haber atravesado momentos difíciles, y no la vamos a desaprovechar.

Demostramos como industriales que podemos sostener un ritmo fuerte de crecimiento, liderar la generación de empleo, y también sabemos que sólo un flujo sostenido de inversiones podrá sostener este desempeño en el tiempo.

Estamos comprometidos a trabajar empeñosamente sobre todas las cuestiones que erosionen nuestro potencial de invertir, y corregir la situación actual del MERCOSUR es una de las tareas más relevantes en ese aspecto.

Así, nuestra propuesta para reequilibrar el MERCOSUR productivo se plantea en tres ejes:

Primero, disponer de mecanismos transitorios que compensen los efectos negativos que sobre el comercio y las inversiones tengan las asimetrías macroeconómicas hasta que se logre la convergencia.

En segundo término se propone eliminar el uso de incentivos a la exportación intrazona, y disciplinar el uso de los incentivos a la producción e inversión dentro del bloque, en todos los órdenes. Esta puja desigual y alejada de los verdaderos determinantes de la eficiencia productiva debe ser dejada de lado entre socios comerciales que comparten el libre comercio en una unión aduanera.

Como tercer tema se propone recomponer la situación de los sectores industriales sensibles, más afectados por los mencionados incumplimientos de la integración. En este caso la restricción temporal de comercio al mismo tiempo que se reconstruye la cadena de valor nacional y se implementen la cadena regional, en el país agredido, redundaría en un perfil productivo más equilibrado y eficiente del bloque.

Por último quiero destacar que a partir de los cambios que surgirían de aplicar estas propuestas podría ir reestableciéndose un equilibrio productivo en la región, y una asignación de inversiones eficiente.

Un MERCOSUR consolidado productivamente podrá llevar a cabo negociaciones comerciales internacionales, fundamentalmente con los países desarrollados, con una mayor capacidad negociadora, , haciendo valer en acceso real a mercados sus atractivos de mercado regional virgen de preferencias otorgadas a terceros y de gran potencial de crecimiento.

Ver texto completo de la disertación en el ítem GESTIÓN del Portal de CONLATINGRAF



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui