03/06/2015

Datos personales y cámaras de seguridad (Disposición nº 10/2015)

¿Son efectivas las cámaras como elemento de seguridad? ¿Se puede usar siempre sus grabaciones? ¿Cuáles son los requisitos para ello? ¿Qué leyes protegen los datos personales de las personas filmadas?

Análisis de la situación de las grabaciones de seguridad en las empresas y ciertos requisitos introducidos a lo largo de 2015 para que dichas imágenes puedan ser debidamente utilizadas en sede judicial y sin dar lugar a acciones por daños y perjuicios a las personas que aparecen en ellas.

A comienzos de 2015 se ha comenzado la reglamentación del uso de los Datos Personales, en especial con respecto a las grabaciones realizadas con cámaras. Si bien esto apunta a regular en forma genérica todos los asientos de video tomados, está particularmente enfocado a las cámaras fijas de seguridad, que es lo que vamos a analizar en la presente entrega.

La Disposición nº 10/2015 de la Dirección de Datos Personales en sí misma es muy corta pero tiene un Anexo que es el que regula todo el tema de fondo. Sus disposiciones ya se encuentran vigentes (copiamos abajo los artículos que encontramos como más relevantes, junto con la remisión a los artículos de la Ley de Protección de Datos Personales (25.326). 

La principal novedad que trae esta disposición es que en los clásicos y ya vistos carteles de “Por razones de seguridad lo estamos filmando” ahora se debe incluir el responsable del tratamiento de las grabaciones junto con su domicilio y datos. Siempre tiene que existir un responsable del tratamiento de datos claramente identificado (y mencionado en los carteles, como el que adjuntamos a esta nota). No queda totalmente claro si tiene que ser sí o sí una persona física o puede tratarse de una jurídica (no se encuentran expresamente excluidas); lo que sí establece (por remisión) son los procedimientos ante reclamos de particulares acerca de los datos que fueran recopilados. 

También contiene algunas limitaciones (lógicas) con respecto a lo que se puede grabar para resguardar el derecho a la privacidad de las personas. Si bien con cierto sentido común se pueden evitar la mayoría de los posibles conflictos, sugerimos a las empresas que tengan sistemas de vigilancia instalados (o piensen hacerlo) realizar una consulta con sus abogados.

Otro tema al que el público en general suele no prestarle atención pero es importante es el fin para el que se realiza la grabación. De acuerdo a los textos legales, este fin debe estar claramente explicitado en los carteles informativos y / o los consentimientos expresos (según corresponda en cada caso) y no pueden ser utilizados con otro fin. Esto es importante a la hora de que la inversión que, por ejemplo, una empresa hace en seguridad pueda ser aprovechada. Pruebas fehacientes y muy contundentes podrían ser desestimadas en un eventual juicio por falta de cumplimiento de este requisito.

Con respecto a las opciones para contar con sistemas de seguridad por cámaras, hay empresas que compran sus propias cámaras y las instalan por sí mismas. En tal caso, todas las precauciones con respecto a lo que se puede (o no) grabar y el tratamiento y almacenamiento de los datos recolectados caerán sobre ellas mismas. En estos casos es vital que se asesoren adecuadamente con un profesional especialista en datos personales e informática para evitar cualquier tipo de contingencia judicial.

Por otro lado, si se busca minimizar las responsabilidades y tareas en cabeza de la empresa, existen compañías especialistas en seguridad que se ocupan desde la instalación y mantenimiento de las cámaras hasta el almacenamiento y seguridad informática, muchas incluso las alojan en servidores web con estrictas medidas de seguridad y pueden ser chequeadas por el personal jerárquico de la empresa desde cualquier lugar con conexión a internet teniendo solamente la dirección IP del servidor y su usuario y contraseña. Cualquier empresa que quiera brindar el servicio de almacenamiento y tratamiento de datos debe encontrarse inscripta dentro del Registro Nacional de Bases de Datos. 

Si bien la existencia de estas empresas no deslinda de responsabilidad a la usuaria, con un buen contrato entre las firmas con la adecuada cláusula de indemnidad, las contingencias pueden minimizarse casi por completo. Si bien son especialistas en materia de seguridad, también recomendamos contar con el visto bueno de un abogado al momento de decidir lo que se graba para asegurarse que la grabación pueda ser utilizada posteriormente y no implique ningún tipo de responsabilidad solidaria de la empresa usuaria. 

Asesoría legal de FAIGA



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui