28/06/2015

El dilema de vender volúmenes intangibles

“Amazon sabe que el libro electrónico tiene más de servicio que de objeto de cultura”

El dilema de vender volúmenes intangibles
Por Ariel Torres

- La lectura electrónica nos ha dado un número de ventajas. Llevo unos 150 libros en mi smartphone y, así, ninguna sala de espera me encuentra desprevenido. Si quisiera hacer lo mismo con volúmenes de papel, debería trasladar (a todas partes, todo el tiempo) el equivalente a mi propio peso. No da.

Pero, a cambio, nos ha robado la posibilidad de atesorar libros. Esa noche, a solas con "Cita con Rama", todo se había aclarado. El ebook es una abstracción y a las personas nos cuesta relacionarnos con abstracciones. Anoté entonces -en mi smartphone, paradójicamente- una idea: "Los libros pueden tener cicatrices; los ebook, no". En esto el libro y nosotros somos parientes. El ebook, por comparación, ofrece un servicio útil, pero nos resulta tan familiar como un cajero automático.

- Al pagar por página leída, en lugar de por obra descargada, Amazon exporta el rating del minuto a minuto al libro. No nos suena extravagante porque estamos habituados, pero la concepción detrás del rating es la del consumo y podemos caer fácilmente en la falacia de que los objetos culturales se consumen, como la manteca, la electricidad o un reality show. No es así.

Cualquiera con algo de millaje en literatura sabe que una obra no sólo no se consume, sino que, por el contrario, germina y crece dentro de nosotros. De hecho, volveremos más de una vez a esos libros en nuestra vida. Si de verdad se consumieran, esto no sería posible.

Tan ausente está el concepto del libro como acervo personal que Amazon paga por página leída la primera vez. Si alguien vuelve a leer un capítulo o todo el libro, no hay premio. Así, la relectura, que es el mayor honor que una obra puede percibir, no está contemplada. Trágico, porque al releer descubrimos que ese libro ya no es el mismo, porque nosotros ya no somos los mismos.

Ese es el valor de la cultura (no del entremetimiento ligero de digestión fácil que deja de funcionar si se le extirpan la bufonada chabacana o las explosiones espectaculares): es la forma en que el espíritu humano se materializa, se proyecta fuera de nosotros. Nuestras bibliotecas no son diferentes de los espejos. Por eso, quizá, Borges estaba tan fascinado con las unas y con los otros.

El texto escrito ha demostrado ser una tecnología de verdad poderosa que, luego de más de 5000 años, nos sigue atrapando durante horas. Dimos mil vueltas y desde hace 500 años el libro es rey. Tal es su influencia que ha sido traducido a los medios electrónicos respetando incluso el concepto de la página, algo que no existe en un ebook.

El libro, se me ocurre, es tan diferente del ebook que, como ya ha ocurrido con otras tecnologías a las que se daba por obsoletas, terminará por volverse complementaria con las obras en formato electrónico.

- … qué le pasaría a alguien que ama leer, pero que nunca ha tenido un libro de papel entre sus manos, si un día se encuentra con uno. ¿Será una revelación o le resultará decepcionante? Me inclino, contra la opinión generalizada, por lo primero…

LEER ARTÍCULO COMPLETO



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui