31/03/2014

Estupor, preocupación, justo enojo ciudadano

FAIGA sólo puede reaccionar con preocupación y enojo al enterarse de que un funcionario gubernamental ha dispuesto invertir los dineros públicos en intentar impropiamente competir con la industria gráfica, en vez de aplicarlos debidamente al área bajo su gestión.

Por Juan Carlos Sacco

  FAIGA sólo puede reaccionar con preocupación y enojo al enterarse de que un funcionario gubernamental ha dispuesto invertir los dineros públicos en intentar impropiamente competir con la industria gráfica, en vez de aplicarlos debidamente al área bajo su gestión.

La salud pública en la provincia de Buenos Aires ¿tiene superávit de recursos y está provista para brindar servicios de excelencia a la población? Sabemos que está muy distante de ello y no porque seamos detractores de la actual autoridad gubernamental en esa jurisdicción.
Por eso, estupor es lo primero que sentimos al tomar conocimiento que el ministerio de salud provincial llama a licitación para adquirir una impresora offset que se cotiza actualmente en más de dos millones de pesos.

Semejante adquisición agravia a nuestra industria, cuyas empresas productivas han invertido y siguen invirtiendo – superando los altibajos que eventualmente surjen – para estar equipadas con moderna tecnología que les permite competir ventajosamente en el país y en el exterior. Alta calidad y costos equilibrados posibilitan que la industria gráfica argentina satisfaga las necesidades integrales del mercado con un nivel que no está al alcance de una dependencia pública que debe responder a otros objetivos prioritarios.

El proyecto de la mencionada licitación se puede considerar una agresión a una institución como FAIGA que, constantemente, da pruebas de apoyo al orden institucional y que se moviliza dinámicamente respaldando los programas de desarrollo industrial, tanto del gobierno de la nación como de los gobiernos provinciales.

Con esa actitud de compromiso ciudadano, en FAIGA nos hemos comunicado urgente y enérgicamente para alertar al gobernador de la provincia de Buenos Aires y a ministros involucrados sobre la imprudente licitación que denunciamos. Una desafortunada medida que, entre sus funestas consecuencias, hará que los impuestos que pagamos los empresarios de la industria gráfica se desvíen para dañarnos mediante una competencia arbitraria, injustificada y muy probablemente incapaz.

Queremos creer que las máximas autoridades provinciales, lo mismo que a nivel nacional, comparten nuestra posición. Si las autoridades – nacionales, provinciales, municipales - fortalecen la actividad de la industria gráfica, y no pretenden incursionar en un campo que no es el específico de las mismas, las empresas de nuestro sector se potenciarán, pagarán mayores montos en impuestos que debidamente invertidos en áreas como educación y salud, por nombrar dos muy sensibles, retornarán en beneficios para la comunidad y en estima para las propias autoridades.



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui