21/02/2016

Respaldando la franca apertura al diálogo para potenciar la productividad integral

Anticipo del Editorial del presidente de FAIGA, Juan Carlos Sacco, en la próxima ARGENTINA GRÁFICA CROMÁTICA Nº 436.

Editorial

Respaldando la franca apertura al diálogo para potenciar la productividad integral

Un nuevo gobierno nacional ha comenzado a desarrollar su gestión. La industria gráfica alienta sus mejores expectativas de estar emprendiendo una vía de crecimiento y expansión, en la que habrá que corregir falencias que entorpecían el desenvolvimiento de las fuerzas productivas, a la vez que confiamos que se mantengan aquellas medidas que probaron ser acertadas.

Es previsible que en el corto plazo haya dificultades y ajustes inevitables. No obstante, tenemos confianza que en el mediano plazo, con reglas de juego claras, lógicas y justas, se potenciará la  generación de proyectos para que la industria, al igual que los otros sectores que conforman la economía, avance en productividad y competitividad.

Observamos con agrado la actitud dialoguista del gobierno. Lo mismo que su dinámica de hacer, aplicando para no dilatar la acción el método de prueba y error. Nos entusiasma participar del diálogo. Hacer conocer los puntos fuertes y los puntos débiles de nuestra industria. Mostrar cómo se ha modernizado y cómo ha invertido constantemente para estar equipada con tecnología de punta. Un producto gráfico terminado nacional merece ser defendido por el Estado con licencias no automáticas de importación, a la vez que para los insumos lo adecuado son las licencia automáticas de importación , toda vez que gran parte de los insumos que utiliza la industria gráfica se importan.

Así se defiende una industria productiva y competitiva. Una realidad que la opinión pública no conoce bien debido a informaciones distorsionadas por intereses varios. Debemos enfrentarlos con la verdad desmitificando, por ejemplo, una de sus falacias, la que “digitalizando se ahorra recursos naturales”.

Esas informaciones falseadas suelen ser esgrimidas hábilmente entusiasmando a funcionarios que, sin tener todavía los datos de todas las partes involucradas, hacen… y puede suceder que cuando afloran las consecuencias negativas, ya los daños no se puedan rectificar. La industria gráfica argentina tiene, lamentablemente, muy triste experiencia de disposiciones que la agredieron impunemente. La auténtica industria editorial – no la que administra y comercia sino la que acciona plantas de producción – de ser la primera del mundo hispanoparlante cayó por políticas erróneas. Se destruyeron puestos de trabajo y operarios gráficos capacitados emigraron contribuyendo al desarrollo de la industria gráfica en varios países latinoamericanos. Vale una anécdota: un emporio editorial – su fondo de revistas era famoso en todo el continente – que además de elaborar los contenidos – dando trabajo a escritores, fotógrafos, diseñadores, publicistas, etc. – tenía su propia planta de impresión, encuadernación y distribución, para la que había comprado una poderosa rotativa, una de las más modernas que se fabricaban entonces, y  ya estaba embarcada cuando una desafortunada resolución enojó al dueño de la compañía, quien hizo desviar el envío. No sólo la máquina acabó en Brasil, sino que se levantó integralmente esa poderosa empresa y se la instaló en el país vecino. ¿Quién perdió? El país y con él la sociedad argentina.

Si pretendemos acercarnos a los países del primer mundo debemos imitarlos defendiendo la producción editorial con normas claras e imparciales en las que no existe la asimetría y mucho menos se subsidia de manera indirecta a su competencia del resto del mundo.

Deseamos presentarle al actual gobierno datos relevantes de la industria gráfica nacional. Como lo es que nuestra industria puede alcanzar en exportaciones directas hasta 860 millones de dólares y en exportaciones indirectas supera los 1.800  millones. Por eso nos indigna la posibilidad de que se habilite el dumping social, importando impresos provenientes de países con imprentas que producen con mano de obra esclava.

El país y la sociedad corren riesgo de volver a sufrir graves pérdidas si se implementa obligatoriamente el envío electrónico de documentación bancaria. Está probado y fundamentado con estudios e investigaciones internacionales que una medida semejante beneficia prioritariamente la rentabilidad de las instituciones bancarias y de corporaciones vinculadas a las mismas. Como está comprobado también que a largo plazo, y aún a mediano, perjudicaría a organismos estatales con la desaparición virtual de información. FAIGA puede aportar interesantes artículos de especialistas al respecto y hasta casos puntuales de que esas falencias electrónicas ya han sucedido. Por eso, FAIGA se está esforzando para que en el Senado de la Nación se tome conciencia de la importancia de dar la media sanción que aún debe alcanzar el proyecto de ley que, contando con la aprobación unánime de la Comisión legislativa de Defensa al Consumidor, ya cuenta con la media sanción de la Cámara de Diputados. Ese proyecto garantiza el derecho a la información de todo ciudadano sin exclusiones – ni de edad, ni de capacidad de acceso al manejo de tecnología, ni de disponibilidad de medios electrónicos, etc. – prohibiendo la eliminación compulsiva de los resúmenes bancarios impresos en papel. Y garantiza también el mantenimiento de miles de puestos de trabajo en todo el país, especialmente en el interior, que caerían si cierran pequeños y medianos talleres gráficos cuya principal producción es la documentación comercial.

De esta y de varias otras cuestiones más FAIGA está abierta al diálogo franco con las actuales autoridades. Porque nuestro sector está en condiciones de hacer un fuerte aporte al despegue del país. Una simple prueba: la cantidad de equipos y máquinas para la producción que se encuentran ya instaladas a la espera de los trabajos o en depósitos aduaneros prontas a nacionalizar al igual que las que se están produciendo en las fábricas de maquinarias en Europa ya adquiridas y listas para embarcar .

La actividad de FAIGA no se ha detenido durante el receso estival porque quiere contribuir primero, a que se tomen las medidas acertadas, y segundo, si no es así, para evitar que la rectificación del error se haga cuando ya es demasiado tarde.

Con el ánimo en alto y sereno, hacemos votos para que el nuevo gobierno tenga éxito y cumpla un fructífero desempeño. En la industria gráfica, las autoridades siempre encontrarán un empresariado afanoso en producir con excelencia, inquieto en descubrir vetas innovadoras – como más de una firma proveedora internacional lo ha destacado – dispuesto a apoyar el intercambio de ideas, opiniones y puntos de vista a fin de que se implementen las mejores políticas posibles alentando el bienestar económico y favoreciendo la inclusión social de toda la comunidad argentina.

 

Juan Carlos Sacco
Presidente de FAIGA  



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui