15/12/2006

Banco público, pilar básico de desarrollo económico

El banco público hace su labor observando todas las regulaciones de la actividad bancaria, pero, a diferencia de la banca privada, no tiene como objetivo excluyente la maximización de sus beneficios.

Por Martín Lousteau, Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

La banca pública es un pilar básico del desarrollo económico y su presencia se manifiesta en una abrumadora mayoría de países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo. Sin embargo, y más si se tienen en cuenta los errores cometidos en el pasado, es necesario distinguir entre la banca pública y un banco político. Esta diferencia es fundamental tanto para no desvirtuar el rol de la banca estatal como para evitar juicios de valor sobre la propia institución de la banca pública cuando la crítica hace, en rigor, a su manejo.

El banco público hace su labor observando todas las regulaciones de la actividad bancaria, pero, a diferencia de la banca privada, no tiene como objetivo excluyente la maximización de sus beneficios. Todo banco público tiene roles indelegables: actuar de forma contracíclica en tiempos de crisis, dándole solidez a la cadena de pagos; permitirles a las pymes el financiamiento para competir en igualdad con las grandes empresas; facilitar el acceso a los servicios financieros de aquellos sectores a los que la banca privada no llega, y ser banca testigo para inducir a la competencia a fijar precios y tasas razonables.

Para evitar los errores asociados a la perniciosa acción de un banco político, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, promovió en 2003 una reforma de la Carta Orgánica del Banco de la Provincia de Buenos Aires (a través de una ley provincial) en la que establece limitaciones explícitas para el monto de las financiaciones por otorgar.

Este y otros mecanismos de control incluidos en la citada reforma hacen a un nuevo banco, que se focaliza en aquellas actividades que los bonaerenses más necesitan: financiamiento a las pequeñas y medianas empresas de todos los sectores y dar préstamos personales e hipotecarios a individuos pertenecientes a todos los estratos socioeconómicos.

De esta forma, el Banco de la Provincia de Buenos Aires muestra en la actualidad cuentas saneadas, una cartera atomizada y de baja irregularidad en sus líneas vigentes y una rentabilidad que permite confiar en un futuro cierto para un banco que es de y para los bonaerenses. Es, para decirlo de manera más directa, un banco que le cobra al que le tiene que cobrar para prestarle a quien le debe prestar.

Fuente: Diario La Nación , martes 5 de diciembre



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui