16/02/2006

Negociaciones Económicas Internacionales en la actualidad

En una mirada general al contexto de negociaciones en curso, resulta que un hecho evidente se ha hecho carne. Las inequidades existentes al momento de llevar adelante los procesos de apertura comercial, transforman las ganancias naturales de dicha apertura en pérdidas de producción y empleo para los países en desarrollo.

"En una mirada general al contexto de negociaciones en curso, resulta que un hecho evidente se ha hecho carne. Las inequidades existentes al momento de llevar adelante los procesos de apertura comercial, transforman las ganancias naturales de dicha apertura en pérdidas de producción y empleo para los países en desarrollo. Hoy, estamos preparados para que eso no vuelva a ocurrir."

Por Lic. Débora Giorgi
Ministra de la Producción en la Provincia de Buenos Aires, Argentina

Las negociaciones económicas internacionales han adquirido en Argentina creciente importancia en los últimos años. Hoy en día son un tema prioritario de la agenda de política productiva y de desarrollo del gobierno nacional y de los gobiernos provinciales.

Ello obedece, en parte, a una tendencia mundial evidente: la globalización de la actividad económico-financiera de los países, de la cual el comercio internacional de bienes y servicios fue, desde luego, parte integrante. Prueba de ello resulta la creación de la Organización Mundial del Comercio en 1995; y a ella se sumó Argentina, con la constitución del MERCOSUR como estrategia lógica e inteligente de inserción en el Mundo.

Por otro lado, y más determinante quizás en el último tiempo, esa mayor preponderancia de las negociaciones económicas internacionales en la agenda económica del país, estuvo asociada a la decisión política de poner en marcha un modelo distinto de país, donde la producción y el empleo son reconocidos como los pilares de un desarrollo equitativo y sustentable.

Ese modelo -productivo y exportador-, se corresponde con la necesidad de Argentina de lograr una mayor inserción internacional tanto de sus bienes transables como de sus servicios.

Hoy en día no hay dudas respecto de la necesidad argentina de exportar. Internamente, no logra generar los recursos necesarios para financiar sus importaciones, ni tampoco las inversiones que resultan consistentes con tasas elevadas y sostenidas de crecimiento; no debiendo desconocerse, por otro lado, la relación directa existente entre crecimiento y comercio internacional.

En este marco, Argentina participa en distintos tipos de negociaciones comerciales, que difieren en complejidad, número de participantes y temas a negociar – quedando incluidas tanto las desarrolladas entre países en desarrollo (Sur-Sur) como aquellas otras en las que participan países en desarrollo como el nuestro, y desarrollados (Norte-Sur).

En este sentido, y sólo a modo de ejemplo, pueden mencionarse las negociaciones multilaterales desarrolladas en el ámbito de la OMC (muy complejas no sólo en lo que se refiere al número de países participantes, sino también en lo que respecta a la diversidad de temas incluidos en la negociación); las que buscan la creación de un área de libre comercio (ALCA, India, Egipto, Marruecos y México, en algún sentido); otras tendientes a acordar un acceso preferencial de mercado para determinados productos (SACU y Estados Árabes del Golfo); y la desarrollada con la Unión Europea pretendiendo lograr una asociación interregional con el MERCOSUR.

Lo cierto es que estas negociaciones comerciales, a excepción de las multilaterales desarrolladas bajo el paragüas de la OMC, se llevan adelante como negociaciones del MERCOSUR como bloque, del cual nuestro país es socio pleno. Ello no sólo responde a la evidente ventaja de lograr una coordinación en la materia (lógica y necesaria si se considera que el MERCOSUR busca desde su origen perfeccionarse como Unión Aduanera); sino como estrategia, siendo indiscutible el mayor poder de negociación que los países del MERCOSUR tienen frente a terceros, negociando como bloque.

En este sentido, es importante señalar que, aún cuando en las Rondas multilaterales de la OMC, los países acuerdan individualmente, la estrategia de negociación ha tendido hacia la conformación de bloques de países más o menos homogéneos en materia de intereses ofensivos y defensivos, con el objetivo de lograr un mayor poder de negociación frente a terceros.

Así, en la denominada Ronda Doha para el desarrollo - lanzada durante la 4° Conferencia Ministerial celebrada en Qatar en 2001, y aún hoy en etapa de definiciones –, la posición de Argentina se condijo con su decisión de llevar adelante las principales negociaciones comerciales en las que participa, como socio estratégico de Brasil; y los resultados preliminares son más auspiciosos – para el conjunto de los países en desarrollo, no sólo en el caso argentino - que los obtenidos en la Ronda Uruguay, que dejó un sabor amargo a los países en desarrollo.

Parte de estos mejores resultados, aún no definitivos, tienen su origen hacia mediados de 2003. Ante la clara reticencia de los países desarrollados (fundamentalmente Estados Unidos y la Unión Europea) para otorgar acceso a sus protegidos y subsidiados mercados agrícolas; se decidió la conformación del denominado Grupo de los 20 (G20). Pese a una diversidad de intereses, el G20 se transformó en un núcleo duro de negociadores, exigente en materia agrícola. Conformado por países como China, India, Brasil, Sudáfrica, Pakistán, Argentina y México, entre otros; el G20 exigió en todo momento la eliminación ó sustancial reducción de las barreras de acceso a los mercados agrícolas de los países desarrollados, como así también la eliminación de los subsidios distorsivos a la producción y exportación agropecuaria; reclamando al mismo tiempo, un tratamiento especial y diferenciado y una reciprocidad menos que plena en los compromisos de acceso a los mercados industriales, para los países en desarrollo.

Este grupo G20, logró impulsar avances no menores en la última Conferencia Ministerial celebrada en Hong Kong durante el mes de diciembre de 2005. Entre los más relevantes, deben mencionarse la fijación de 2013 como fecha límite para la eliminación de las subvenciones a la exportación agrícola; y la ya explícita vinculación entre los niveles de ambición en las negociaciones agrícola e industrial, con atención al tratamiento especial y diferenciado acordado para países en desarrollo.

En todo momento defendieron una misma posición: sólo con una apertura real y sustantiva de los mercados agrícolas, se accedería a otorgar acceso a sus mercados de bienes industriales. A esta estrategia, se sumaron muchos países en desarrollo y un grupo entre los menos adelantados.

De este modo, Argentina trabajó junto a Brasil durante las negociaciones desarrolladas en el ámbito de la OMC; hecho que les permitió desempeñar un rol relevante en las mesas de negociación, sin necesidad de dejar a un lado los propios intereses, demostrando que la unión hace la fuerza.

En una mirada general al contexto de negociaciones en curso, resulta que un hecho evidente se ha hecho carne. Las inequidades existentes al momento de llevar adelante los procesos de apertura comercial, transforman las ganancias naturales de dicha apertura en pérdidas de producción y empleo para los países en desarrollo. Hoy, estamos preparados para que eso no vuelva a ocurrir.



La realidad del papel - Destruyendo mitos de FAIGA Vimeo en Vimeo.
 


Preimpresión - AGFA / Fundación Gutenberg de Fundación Gutenberg en Vimeo.
 

Para ver ediciones anteriores
Click Aqui